Tómate un momento

en

IMG_3653.JPG

 

Pues eso. No hay nadie como tú. Eres el resultado de un milagro. El milagro de la vida. Podrías haber sido cualquier otra persona y, sin embargo, naciste TÚ. Dios te pensó como eres. Dios te quiere como eres. Quiérete tú también y date cuenta de que eres maravillosa (o maravilloso).

¿Con algún kilo de más? Pues anímate a comer más sano y moverte más. Te aseguro que ganarás vida.

¿Con algún conocimiento de menos? Pues apúntate a ese curso que tienes en mente. O empieza a leerte ese libro de autoaprendizaje que tienes arrumbado.

¿Con un sueño pendiente? Lucha por él. ¡No esperes más!

Un comentario Añadir valoración

  1. Lola Lemans dice:

    Un aplauso por las sabias palabras! Llenas de optimismo y amor. Me ha encantado.

    Un abrazo,
    Lola

Responder a Lola Lemans Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *